¿Por Qué Mi Perro... Siempre Me Lame?

Por Qué Mi Perro Siempre Me Lame
Thinkstock

No es un enigma, de verdad. La conclusión es que la mayoría de las veces, los perros lamen sus amos como una muestra de afecto. "Tú eres el sol y la luna," su lengua sedosa se lo hará saber. "Y ¿adivina qué? Sabes bien, también!" Pero por más ladridos que puedan ser, lamer es también una herramienta de múltiples facetas que parece desempeñar muchos papeles en el comportamiento canino y, en consecuencia, tiende a muchas interpretaciones diferentes. He aquí una lista de las muchas formas en que el homo sapiens ha llegado a comprender este modo culturalmente ajeno de la comunicación: Lamer es un instinto natural de los cánidos. Cuando una madre lame a sus crías y las crías se lamen unos a otros en el curso de preparación y otras interacciones sociales, estamos observando el comportamiento de lamer por excelencia en los perros. De hecho, este comportamiento se mantiene para servir de base para todas las demás decisiones de lamer que un perro hace. ("Mamá me lamió ahora te lamo a ti".)

  • El lamer puede desempeñar un papel en la solicitud de recursos, cuando las crías lamen a sus madres como paso previo a la alimentación o cuando miembros de la manada de menor rango lamen a sus superiores con la esperanza de una invitación a cenar una presa común.
  • Es apenas una herramienta sensorial, dicen algunos investigadores. Lamer (y degustar) es como alcanzar a tocar algo — una especie de exploración babosa.
  • Comportamiento canino de búsqueda de atención a menudo incorpora la lengua. Los perros a menudo lamen para llamar la atención o como un simple saludo. Como en, "Hey, estoy aquí. Que lindo soy. Acariciame."
  • Lamer puede ser una manera de jugar. Muchos perros cuyos propietarios reportan como involucrarse en conducta de lamer excesiva pueden sustituir la lengua por los dientes en la reservada versión del perro de una obra de teatro de pelea ruidosa.
  • En muchos casos, el lamer es una conducta aprendida. Los perros aprenden que cuando se lame a sus propietarios reciben más atención, por lo que irán a incorporar el lamer en más y más de sus comportamientos diarios.

¿Pero qué sucede cuando el lamer es muy extremo?

El lamer extremo tiende ha ser definido no tanto por el perro, ya que es el observador de la conducta humana. Como tal, cualquier exhibición no deseada de atención lingual — aunque sea un par de vueltas de cortesía cada cierto tiempo — podría ser interpretado como excesivo. En estos casos se considera más un problema humano que un problema de los animales. Después de todo, los perros lamen. Está en su naturaleza.

Sin embargo, los perros pueden ser entrenados para cerrar el grifo, por así decirlo. Encontrar un veterinario de conducta o entrenador de perros certificados para ayudar en este proceso, es muy recomendable.

Por supuesto, habran momentos en que lamer puede subir de tono. Los perros que sufren ciertos tipos de comportamientos obsesivo-compulsivos pueden manifestarlos lamiendo en exceso. Normalmente, sin embargo, los perros afectados por estos trastornos del comportamiento se lamerán objetos — o más a menudo, a sí mismos — a modo de mostrar su afición desmesurada de lamer.

A todos los dueños de perros que se observen este comportamiento, se les recomienda buscar la ayuda de un veterinario o veterinario de conducta. Muchos de estos pacientes pueden ser tratados con éxito, por lo que su vida podría incluir más de lo que podrían encontrar en el extremo de su lengua.


Traducido por Solutions in Translation

Join the Conversation

Like this article? Have a point of view to share? Let us know!