¿Por Qué Mi Pájaro... Habla Tanto?

Parrot Talking
Thinkstock

Muchos pájaros parlotean todo el día, ya sea lenguaje humano reconocible que han aprendido o “lenguaje de pájaro” irreconocible. Normalmente, los loros hacen mucho ruido porque son muy sociables por naturaleza; en estado silvestre, con frecuencia viven en parvadas de cientos de pájaros que pasan todo su tiempo juntos en búsqueda de alimento, de lugares para construir sus nidos, parejas y cuidando a sus crías. Por lo tanto, no es natural que estén solos en jaulas sin otros pájaros con las cuales se puedan comunicar.

Con frecuencia, los pájaros crean un vínculo con sus amos humanos como si fueran compañeros de parvada e intentarán comunicarse con ellos como si también fuera pájaros. En ocasiones, esta comunicación es un parloteo tranquilo o lenguaje humano reconocible (que el pájaro aprendió previamente), que es socialmente aceptable para los dueños de pájaros. Pero otras veces, es un chillido o grito fuerte que es normal para el pájaro, pero que podría molestar al dueño.

Silencio, por favor

La reacción más contraproducente y potencialmente perjudicial que un dueño puede mostrar al parloteo excesivo de su pájaro es acercarse al pájaro cuando está haciendo el ruido y gritarle que deje de hacerlo, aunque esto es lo que naturalmente deseamos hacer. Gritarle al pájaro solamente fomenta el comportamiento indeseable, al prestarle atención cada vez que lo hace.

La mejor forma de fomentar a un comportamiento silencioso es premiarlo cuando esté en silencio. Las recompensas pueden ser alimento, una recompensa verbal, un golpecito en la cabeza o su juguete favorito. Cuando los premios se asocian directamente a un comportamiento en específico, fomentan dicho comportamiento, en este caso, estar en silencio. Cuando premias a tu pájaro por estar en silencio, hablará menos, y tu casa no parecerá tanto un santuario de pájaros.

Google+

Join the Conversation

Like this article? Have a point of view to share? Let us know!