¿Por Qué Mi Gato… Tiene Bolas de Pelo?

Cat grooming herself
Thinkstock
¿Existe algo peor a que te despierten de un sueño profundo con el sonido de tu gato queriendo escupir una bola de pelo en tu cobertor? Bueno, tal vez sí… cuando te levantas de la cama a oscuras, y al caminar te encuentras con el mechón lleno de saliva en los dedos de tus pies descalzos.

¿Qué causa las bolas de pelo?

A los gatos les gusta acicalarse de forma exagerada. Cuando lo hacen, tragan una buena cantidad de pelo. Como no lo pueden digerir, una vez que está en el tracto digestivo, se forma una masa llamada tricobezoar (trico es pelo en griego, y bezoar es una masa atrapada en el sistema digestivo). Aunque algunas bolas de pelo pueden pasar sin problema, otras pueden crecer lo suficiente como para bloquear el paso de alimento. Esto ocasiona irritación en el tracto digestivo, y esto a su vez tiene como consecuencia estreñimiento, diarrea o falta de apetito.

Al final, lo que baja, vuelve a subir. Si tienes suerte, encontrarás la bola en medio de un charco. Si no, tal vez tengas que sacar tu tarjeta de crédito para pagar por el procedimiento quirúrgico para extraer la bola de pelo en tu clínica veterinaria local.

Cómo evitar las bolas de pelo

Una bola de pelo ocasional es normal para un gato, e incluso tolerable para la mayoría de los dueños. Pero si comienzas a encontrar bolas de pelo con mayor frecuencia, te mostramos algunos consejos para solucionar el problema:

Cepilla a tu gato todos los días para eliminar el exceso de pelo. Más pelo en el cepillo significa menos pelo en tu gato (y en tu aspiradora). Los gatos con pelaje largo también se pueden beneficiar con un viaje a la estética veterinaria ocasionalmente.

Elige una dieta diseñada para reducir las bolas de pelo. La mayoría de las dietas tienen más fibra para ayudar a tener una mejor digestión. Aumentar la cantidad de agua en la dieta de tu gato también puede ayudar: puedes agregar más comida enlatada o hacer que beba más agua con un bebedero.

Invierte en remedios comerciales. Tu veterinario o tienda para mascotas pueden contar con una gran variedad de lubricantes intestinales, fabricados generalmente con vaselina, con sabores agradables para tu gato, como malta, atún o hierba gatera. Algunos gatos la lamerán de tus dedos o puedes colocar un poco en la pata de tu gato, para que pueda lamerla. Incluso puedes tratar con un poco de vaselina blanca, pero la mayoría de los gatos prefieren los sabores.

Aumenta la fibra en la dieta de tu gato. Intenta agregar una cucharada de calabaza enlatada o una cucharadita de psilio en el alimento de tu gato diariamente, hasta que se resuelva el problema, y continúa haciéndolo una o dos veces por semana, según sea necesario.


Google+

Join the Conversation

Like this article? Have a point of view to share? Let us know!